La exploración de hidrocarburos es una importante palanca económica, según los expertos reunidos en Deusto Business School

Viernes, 6. Junio 2014
ACIEP

Madrid, 6 de junio de 2014. La exploración y producción propia de hidrocarburos contribuiría de manera clara al crecimiento económico en España. Esta es la conclusión principal de la mesa de expertos reunida este jueves en Deusto Business School, que contó con Alberto Amores, socio de Energía y Recursos de Deloitte; Antonio Martín, presidente de la Asociación Española de Compañías de Exploración y Producción de Hidrocarburos (ACIEP) y Martín Ortega, analista del Instituto Elcano.

La mesa redonda, presentada por Emilio de Velasco, Director Nacional de Desarrollo In-Company en Deusto Business School School, abordó los principales retos del sector, entre los que se encuentra garantizar la seguridad del suministro, reducir la dependencia energética y promover el crecimiento económico, dentro del más estricto cumplimiento de la legalidad vigente.

Impacto positivo en el empleo y la economía

Alberto Amores, socio de Deloitte, sintetizó las conclusiones del estudio presentado por la consultora el pasado 24 de marzo, en el que se recogía el impacto económico que podría suponer el desarrollo del sector. Amores recordó que la exploración y producción de hidrocarburos podría generar más de 260.000 empleos en el año de máximo impacto, y contribuir positivamente con 40.000 millones de euros a la balanza comercial exterior española.

Por su parte, Antonio Martín, presidente de ACIEP, destacó el interés exploratorio que vive nuestro país, inédito desde los años 70, y recordó que en mayo de 2014 existen, según datos del Ministerio de Industria, 73 permisos de investigación vigentes y otros 66 permisos de investigación pendientes de otorgamiento. En ese sentido, subrayó el alto perfil de inversión privada que supone esta gran expectativa y que “a día de hoy, sólo para esta fase de exploración, es de unos 1.000 millones de euros”.

Además, Martín recalcó la “buena experiencia española” en exploración y producción de hidrocarburos, especialmente desde los años 70. Una trayectoria con “casos positivos” como los de las costas de Tarragona, la cuenca del Guadalquivir, el Golfo de Cádiz o, más atrás en el tiempo, el de Ayoluengo en la provincia de Burgos. Todos ellos, insistió, “desarrollados con total normalidad, sin ninguna afección al medio ambiente”. Además, puso de ejemplo el caso de otros países en cuanto a la perfecta convivencia entre la exploración y producción de hidrocarburos y otros sectores económicos: “Noruega es líder europeo en producción de gas y líder mundial en pesca; Italia, quinto destino turístico mundial, cuenta con más de 100 plataformas en costas tan turísticas como las de Sicilia y el Adriático”.

Martín también insistió en que ACIEP considera que la protección del medio ambiente es una prioridad absoluta para las empresas del sector. Este compromiso viene además exigido por la legislación que existe en España, una de las más avanzadas y rigurosas de la Unión Europea. La nueva Ley de Evaluación de Impacto Ambiental, aprobada en Diciembre de 2013, define los proyectos que deben someterse a EIA, las modalidades y el alcance de los estudios correspondientes.

El nuevo escenario internacional

Martín Ortega, Profesor de derecho internacional de la Universidad Complutense e investigador del Instituto Elcano, basó su intervención en las implicaciones geopolíticas que está teniendo el desarrollo de la exploración y producción de hidrocarburos en otros países, como EE.UU. Ortega apuntó a que actualmente se da en el mundo un doble proceso aparentemente contradictorio: gracias a la irrupción de nuevas técnicas de exploración y producción, crecen las reservas de hidrocarburos en todo el mundo, a la vez que crece el precio de los mismos. “Esto es debido a que las economías emergentes empujan la demanda a un ritmo aún mayor del que crece la oferta”, aclaró, señalando que “el 80% del petróleo que se produce en el Golfo Pérsico va a Asia”.

Ortega destacó que “la época del petróleo barato ha terminado” y puntualizó que la producción propia de hidrocarburos podría amortiguar el precio en Europa y España, sobre todo del gas. Sobre este último punto, Ortega explicó que el “fracking” ha hecho bajar el precio del gas en EE.UU., mientras que en Europa mantiene una tendencia al alza, que es aún superada por Japón, causada en gran medida por su decisión de “apagón nuclear” tras Fukushima. Sobre la posibilidad del desarrollo del fracking en Europa, Ortega aclaró que la normativa comunitaria reconoce el derecho de cada país para diseñar su propio mix energético.