Curso de verano: ¿SE PROTEGE EL MEDIO MARINO EN LA INVESTIGACIÓN DE LOS FONDOS OCEÁNICOS?

Lunes, 21. Julio 2014

Directores: Andrés Carbó Gorosabel. Fac. de CC. Geológicas. Universidad Complutense de Madrid
Secretario: José Luis Granja Bruña. Fac. de CC. Geológicas. Universidad Complutense de Madrid
Coordinadora: Ana García Moreno
Colaboradores: ACIEP; Kongsberg-Simrad; All 3 Form tech S.L.; IEO; ROA

as previsiones de evolución demográfica para los próximos tiempos, hace necesario buscar
recursos externos a los que nos proporciona el tercio emergido de la superficie terrestre, dado que
estos, probablemente, no serán suficientes. La primera reserva alimenticia e incluso energética
considerada, es la lámina de agua que cubre dos tercios de la superficie terrestre. En este campo los
avances actuales, tanto en su conocimiento como en los consecuentes desarrollos tecnológicos, son
estimables. Sin embargo, la pregunta que nos hacemos es ¿podemos dejar en el olvido toda la
superficie terrestre sumergida, teniendo en cuenta su extensión? Hablamos de energía, no sólo del
petróleo y gas, también de geotermia por ejemplo, hablamos de grandes reservas minerales, de
estructuras que están en el origen de gigantescos desastres naturales, de la influencia que los
cambios producidos en los fondos oceánicos, sedimentación; intrusión; deformaciones, ejercen sobre
los recursos vivos o la dinámica de la lámina de agua suprayacente, entre otras muchas cuestiones.

Cuando se aborda el debate, conocimiento versus preservación del medio, frecuentemente nos
encontramos, ante una especie de muro conceptual, originado por el desconocimiento de las técnicas
modernas de investigación de los fondos oceánicos y de las limitaciones internacionales para su
aplicación, a lo que se añade la escasa capacidad mediática de científicos y tecnólogos.
Es posible que las modernas técnicas de trabajo y las limitaciones legales que condicionan su uso, no
sean suficientes para preservar el medio ambiente y deban ser, respectivamente, mejoradas o
ampliadas, pero también es posible que en todo o en parte, constituyan, un seguro aceptable para
cumplir con la citada doble necesidad conocimiento-preservación.
El curso que se propone, trata de abordar el necesario debate sobre esta cuestión pero alejándonos
de condicionamientos actuales, extraños a la ciencia o a creencias decimonónicas contrarias a la
aplicación de cualquier desarrollo científico o tecnológico que inexorablemente y con más frecuencia
de la deseada, suelen introducirse en él y distorsionarlo. Deseamos simplemente, realizar unas
jornadas de debate académico.

as previsiones de evolución demográfica para los próximos tiempos, hace necesario buscar
recursos externos a los que nos proporciona el tercio emergido de la superficie terrestre, dado que
estos, probablemente, no serán suficientes. La primera reserva alimenticia e incluso energética
considerada, es la lámina de agua que cubre dos tercios de la superficie terrestre. En este campo los
avances actuales, tanto en su conocimiento como en los consecuentes desarrollos tecnológicos, son
estimables. Sin embargo, la pregunta que nos hacemos es ¿podemos dejar en el olvido toda la
superficie terrestre sumergida, teniendo en cuenta su extensión? Hablamos de energía, no sólo del
petróleo y gas, también de geotermia por ejemplo, hablamos de grandes reservas minerales, de
estructuras que están en el origen de gigantescos desastres naturales, de la influencia que los
cambios producidos en los fondos oceánicos, sedimentación; intrusión; deformaciones, ejercen sobre
los recursos vivos o la dinámica de la lámina de agua suprayacente, entre otras muchas cuestiones.

Cuando se aborda el debate, conocimiento versus preservación del medio, frecuentemente nos
encontramos, ante una especie de muro conceptual, originado por el desconocimiento de las técnicas
modernas de investigación de los fondos oceánicos y de las limitaciones internacionales para su
aplicación, a lo que se añade la escasa capacidad mediática de científicos y tecnólogos.
Es posible que las modernas técnicas de trabajo y las limitaciones legales que condicionan su uso, no
sean suficientes para preservar el medio ambiente y deban ser, respectivamente, mejoradas o
ampliadas, pero también es posible que en todo o en parte, constituyan, un seguro aceptable para
cumplir con la citada doble necesidad conocimiento-preservación.
El curso que se propone, trata de abordar el necesario debate sobre esta cuestión pero alejándonos
de condicionamientos actuales, extraños a la ciencia o a creencias decimonónicas contrarias a la
aplicación de cualquier desarrollo científico o tecnológico que inexorablemente y con más frecuencia
de la deseada, suelen introducirse en él y distorsionarlo. Deseamos simplemente, realizar unas
jornadas de debate académico.

as previsiones de evolución demográfica para los próximos tiempos, hace necesario buscar
recursos externos a los que nos proporciona el tercio emergido de la superficie terrestre, dado que
estos, probablemente, no serán suficientes. La primera reserva alimenticia e incluso energética
considerada, es la lámina de agua que cubre dos tercios de la superficie terrestre. En este campo los
avances actuales, tanto en su conocimiento como en los consecuentes desarrollos tecnológicos, son
estimables. Sin embargo, la pregunta que nos hacemos es ¿podemos dejar en el olvido toda la
superficie terrestre sumergida, teniendo en cuenta su extensión? Hablamos de energía, no sólo del
petróleo y gas, también de geotermia por ejemplo, hablamos de grandes reservas minerales, de
estructuras que están en el origen de gigantescos desastres naturales, de la influencia que los
cambios producidos en los fondos oceánicos, sedimentación; intrusión; deformaciones, ejercen sobre
los recursos vivos o la dinámica de la lámina de agua suprayacente, entre otras muchas cuestiones.

Cuando se aborda el debate, conocimiento versus preservación del medio, frecuentemente nos
encontramos, ante una especie de muro conceptual, originado por el desconocimiento de las técnicas
modernas de investigación de los fondos oceánicos y de las limitaciones internacionales para su
aplicación, a lo que se añade la escasa capacidad mediática de científicos y tecnólogos.
Es posible que las modernas técnicas de trabajo y las limitaciones legales que condicionan su uso, no
sean suficientes para preservar el medio ambiente y deban ser, respectivamente, mejoradas o
ampliadas, pero también es posible que en todo o en parte, constituyan, un seguro aceptable para
cumplir con la citada doble necesidad conocimiento-preservación.
El curso que se propone, trata de abordar el necesario debate sobre esta cuestión pero alejándonos
de condicionamientos actuales, extraños a la ciencia o a creencias decimonónicas contrarias a la
aplicación de cualquier desarrollo científico o tecnológico que inexorablemente y con más frecuencia
de la deseada, suelen introducirse en él y distorsionarlo. Deseamos simplemente, realizar unas
jornadas de debate académico.

L

as previsiones de evolución demográfica para los próximos tiempos, hace necesario buscar
recursos externos a los que nos proporciona el tercio emergido de la superficie terrestre, dado que
estos, probablemente, no serán suficientes. La primera reserva alimenticia e incluso energética
considerada, es la lámina de agua que cubre dos tercios de la superficie terrestre. En este campo los
avances actuales, tanto en su conocimiento como en los consecuentes desarrollos tecnológicos, son
estimables. Sin embargo, la pregunta que nos hacemos es ¿podemos dejar en el olvido toda la
superficie terrestre sumergida, teniendo en cuenta su extensión? Hablamos de energía, no sólo del
petróleo y gas, también de geotermia por ejemplo, hablamos de grandes reservas minerales, de
estructuras que están en el origen de gigantescos desastres naturales, de la influencia que los
cambios producidos en los fondos oceánicos, sedimentación; intrusión; deformaciones, ejercen sobre
los recursos vivos o la dinámica de la lámina de agua suprayacente, entre otras muchas cuestiones.

Cuando se aborda el debate, conocimiento versus preservación del medio, frecuentemente nos
encontramos, ante una especie de muro conceptual, originado por el desconocimiento de las técnicas
modernas de investigación de los fondos oceánicos y de las limitaciones internacionales para su
aplicación, a lo que se añade la escasa capacidad mediática de científicos y tecnólogos.
Es posible que las modernas técnicas de trabajo y las limitaciones legales que condicionan su uso, no
sean suficientes para preservar el medio ambiente y deban ser, respectivamente, mejoradas o
ampliadas, pero también es posible que en todo o en parte, constituyan, un seguro aceptable para
cumplir con la citada doble necesidad conocimiento-preservación.
El curso que se propone, trata de abordar el necesario debate sobre esta cuestión pero alejándonos
de condicionamientos actuales, extraños a la ciencia o a creencias decimonónicas contrarias a la
aplicación de cualquier desarrollo científico o tecnológico que inexorablemente y con más frecuencia
de la deseada, suelen introducirse en él y distorsionarlo. Deseamos simplemente, realizar unas
jornadas de debate académico.

L

as previsiones de evolución demográfica para los próximos tiempos, hace necesario buscar
recursos externos a los que nos proporciona el tercio emergido de la superficie terrestre, dado que
estos, probablemente, no serán suficientes. La primera reserva alimenticia e incluso energética
considerada, es la lámina de agua que cubre dos tercios de la superficie terrestre. En este campo los
avances actuales, tanto en su conocimiento como en los consecuentes desarrollos tecnológicos, son
estimables. Sin embargo, la pregunta que nos hacemos es ¿podemos dejar en el olvido toda la
superficie terrestre sumergida, teniendo en cuenta su extensión? Hablamos de energía, no sólo del
petróleo y gas, también de geotermia por ejemplo, hablamos de grandes reservas minerales, de
estructuras que están en el origen de gigantescos desastres naturales, de la influencia que los
cambios producidos en los fondos oceánicos, sedimentación; intrusión; deformaciones, ejercen sobre
los recursos vivos o la dinámica de la lámina de agua suprayacente, entre otras muchas cuestiones.

Cuando se aborda el debate, conocimiento versus preservación del medio, frecuentemente nos
encontramos, ante una especie de muro conceptual, originado por el desconocimiento de las técnicas
modernas de investigación de los fondos oceánicos y de las limitaciones internacionales para su
aplicación, a lo que se añade la escasa capacidad mediática de científicos y tecnólogos.
Es posible que las modernas técnicas de trabajo y las limitaciones legales que condicionan su uso, no
sean suficientes para preservar el medio ambiente y deban ser, respectivamente, mejoradas o
ampliadas, pero también es posible que en todo o en parte, constituyan, un seguro aceptable para
cumplir con la citada doble necesidad conocimiento-preservación.
El curso que se propone, trata de abordar el necesario debate sobre esta cuestión pero alejándonos
de condicionamientos actuales, extraños a la ciencia o a creencias decimonónicas contrarias a la
aplicación de cualquier desarrollo científico o tecnológico que inexorablemente y con más frecuencia
de la deseada, suelen introducirse en él y distorsionarlo. Deseamos simplemente, realizar unas
jornadas de debate académico.

as previsiones de evolución demográfica para los próximos tiempos, hace necesario buscar
recursos externos a los que nos proporciona el tercio emergido de la superficie terrestre, dado que
estos, probablemente, no serán suficientes. La primera reserva alimenticia e incluso energética
considerada, es la lámina de agua que cubre dos tercios de la superficie terrestre. En este campo los
avances actuales, tanto en su conocimiento como en los consecuentes desarrollos tecnológicos, son
estimables. Sin embargo, la pregunta que nos hacemos es ¿podemos dejar en el olvido toda la
superficie terrestre sumergida, teniendo en cuenta su extensión? Hablamos de energía, no sólo del
petróleo y gas, también de geotermia por ejemplo, hablamos de grandes reservas minerales, de
estructuras que están en el origen de gigantescos desastres naturales, de la influencia que los
cambios producidos en los fondos oceánicos, sedimentación; intrusión; deformaciones, ejercen sobre
los recursos vivos o la dinámica de la lámina de agua suprayacente, entre otras muchas cuestiones.

Cuando se aborda el debate, conocimiento versus preservación del medio, frecuentemente nos
encontramos, ante una especie de muro conceptual, originado por el desconocimiento de las técnicas
modernas de investigación de los fondos oceánicos y de las limitaciones internacionales para su
aplicación, a lo que se añade la escasa capacidad mediática de científicos y tecnólogos.
Es posible que las modernas técnicas de trabajo y las limitaciones legales que condicionan su uso, no
sean suficientes para preservar el medio ambiente y deban ser, respectivamente, mejoradas o
ampliadas, pero también es posible que en todo o en parte, constituyan, un seguro aceptable para
cumplir con la citada doble necesidad conocimiento-preservación.
El curso que se propone, trata de abordar el necesario debate sobre esta cuestión pero alejándonos
de condicionamientos actuales, extraños a la ciencia o a creencias decimonónicas contrarias a la
aplicación de cualquier desarrollo científico o tecnológico que inexorablemente y con más frecuencia
de la deseada, suelen introducirse en él y distorsionarlo. Deseamos simplemente, realizar unas
jornadas de debate académico.

Consulta programa en fichero adjunto.

España