Antonio Suárez: “La industria ha hecho un trabajo excelente buscando petróleo, pero lo ha comunicado mal”

Con motivo de la conferencia “¿Cómo se busca petróleo y gas? Adquisición sísmica en tierra y en mar”, impartida por Antonio Suárez, asesor internacional de energía, el 10 de mayo en la Escuela de Minas de Oviedo, La Nueva España le ha entrevistado para hablar sobre cómo se puede mejorar la imagen del sector de puertas afuera. 

 

Según Suárez, la imagen del sector de puertas afuera se podría mejorar “abriendo las ventanas”, para que la gente sepa lo que se hace,y atribuye los problemas de imagen a, sobre todo, la ausencia de los técnicos del sector en los diversos foros de opinión, ya sea por dedicarse con exclusividad al trabajo, ya por las restricciones de confidencialidad a las que a veces están sometidos.

 

Tras cuarenta años trabajando en petróleo y gas, Antonio Suárez concluye que se ha hecho un trabajo excelente encontrando y produciendo hidrocarburos, pero “deplorable” desde el punto de vista de contar a la sociedad qué es lo que se hace en el sector, una carencia importante de la industria sobre la que aún queda mucho trabajo por hacer.

 

“La industria ha hecho un trabajo excelente buscando petróleo, pero lo ha comunicado mal”

 

Que el mundo de los hidrocarburos se reduce a las compañías de petróleo es el mensaje más negativo que se ha trasladado, presentando al sector como una multinacional superpoderosa que explota los recursos perecederos de los países en vías de desarrollo. “La imagen es tremenda y se ha dejado que se establezca, igual que con el carbón”, indica Suárez.

 

“Existe un pobre conocimiento sobre el petróleo y gas, un mundo muy particular y desconocido que está absolutamente vilipendiado”

 

Preguntado por el proyecto “Castor”, que generó una alta contestación en la península, Suárez considera que en estos casos se necesita una comunicación transparente, hablar claro: “A la madre naturaleza no la puedes engañar ni pretender que se comporte como tú quieres porque responde a unos principios físicos y, en función de cómo la trates, reacciona no por convicción, sino por reacción a lo que hayas hecho. Sobre esas bases hay que hablar con claridad”, respondió el asesor internacional.

 

En cuanto a las reservas petrolíferas, en opinión de Suárez queda un margen de entre 20 y 40 años, un asunto que debe conducir a repensar las estrategias de exploración y los usos del recurso:  “La Edad de Piedra no se acabó por falta de piedras. Y el petróleo no se acabará por falta de petróleo. Eso es un grito sensacionalista que utiliza gente con intereses particulares en mercados de futuro que están jugando con los miedos ajenos”, incidió.

 

Puede ver el vídeo de la conferencia completa aquí.